Header Ads

DESCARGA LA APP
  • Breaking News

    El dembow: la paternidad dominicana de un ritmo de raíces de Puerto Rico, Panamá y Jamaica



    Siempre surgen las mismas interrogantes sobre el dembow: ¿de dónde viene este ritmo?, ¿quiénes fueron sus precursores? Y la pregunta más controversial, ¿es correcto llamar a este género dembow?

    Tanto el término dembow y reggaeton son estampas con las que República Dominicana y Puerto Rico nombraron respectivamente a sus versiones del género dancehall en español, algo muy inteligente si lo analizamos en términos de la industria musical, porque en vez de competir con los pioneros de Jamaica y Panamá, colocándonos de esta manera al final de la cola, nos coloca de primero en un género nuevo.
    El dancehall es un subgénero del reggae que nace en los barrios marginados de Jamaica. Sus exponentes al venir de un estrato social tan bajo y careciendo de la educación avanzada, da como resultado que sus expresiones artísticas estén llenas de letras explícitas, homofobia, violencia, sexo.

    Debido a que la religión predominante en Jamaica es la “rastafari”, que al igual que el cristianismo condena la homosexualidad, Shabba Ranks, intérprete jamaicano de dancehall, lanzó en el 1990 la canción llamada “Dem Bow” (“Ellos se doblan”), que aborda de manera despectiva las actitudes homosexuales, y como era costumbre en Panamá, que es la cuna del reggae y dancehall en español, tanto Nando Boom como El General lanzaron sus versiones en español de esta canción: “Dembow” y “Son Bow”, respectivamente, abordando la homosexualidad, con el mismo mensaje de odio. Es por eso que, aunque no me molesta del todo, por su origen, el término dembow me causa un poco de rechazo.

    ¿Cómo llega un término que se usó de manera negativa a ser el nombre de un género? Simple, en República Dominicana tuvimos una influencia muy marcada del género urbano puertorriqueño, al cual llamaron al principio “underground”. Luego reggae rap, más tarde sandugueo y quedándose al final con el término reggaeton.

    Los pioneros de Puerto Rico, adolescentes que no sabían inglés, cuando estaban cantando en vivo le pedían al Dj que les colocara la pista de la canción dembow, ya que era común que los LP de los singles de dancehall trajeran de un lado la canción y del otro lado el instrumental.

    Bobo General y Sleepy Wonder grabaron el tema “Pounder”, de donde se extrae el sample de dancehall más utilizado por los puertorriqueños en los años 90.

    Count Shelly, propietario de Shelly Records, autoriza a Nando Boom grabar encima de este instrumental el tema “Dembow”, grabado originalmente por Shabba Ranks en el instrumental Poco Man Jam, al cual le hizo unos cambios y lo bautizó como Bow Cat Riddim.

    Entonces de manera equivocada, en los 90´s, cuando los rapiadores boricuas solicitaban que le pusieran el instrumental de dembow, refiriéndose al instrumental del tema original de Shabba Ranks, los Djs colocaban el instrumental del tema “Dembow”, de Nando Boom, que es en realidad el Pounder Riddim.
    Es de esta manera cómo en República Dominicana, los pioneros del movimiento de dancehall dominicano (popularmente conocido como dembow), influenciados por el movimiento boricua, empiezan a utilizar este término para nombrar los instrumentales y luego también se empiezan a nombrar así a los temas realizados con los instrumentales de dancehall jamaicanos y boricuas de los 80s y 90s, caracterizados por el protagonismo de la batería y el bajo, con muy poco o ningún acompañamiento de otros instrumentos, lo que lo alejaba del movimiento del reggaeton, el cual el dúo Luny Tunes optimiza en términos de armonía, con fusiones de rhythm and blues, rap, merengue, bachata, salsa, vallenato, entre otros.

    ¿Y por qué afirmo categóricamente que el dembow y el reggaeton es el nombre comercial con el que se conoce comúnmente al dancehall dominicano y boricua? Simple: porque la estructura rítmica, melódica, las ejecuciones tanto de los instrumentos como las interpretaciones de sus exponentes no se apartan de este subgénero del reggae, y cualquier fusión con merengue, bachata, vallenato, rhythm and blues o rap, con la que se experimente, entra dentro de las innovaciones que la música ha venido teniendo desde el principio de los años 80.

    Dentro de las características que tiene nuestro dembow, está el humor, porque si algo nos caracteriza y forma parte de la idisiosincracia dominicana es la alegría, nuestro deseo de hacer reír a todo el que está a nuestro alrededor. Nuestra jerga también es otro elemento fundamental que diferencia nuestro dancehall del de Jamaica, Puerto Rico, Panamá y Colombia.

    Dentro de los pioneros de este género en República Dominicana se nombran exponentes como Dj Boyo y La Cia, Papito La Ley, Chombo Panablack, Vieja guardia, Dj Santiago, Dj Greco entre otros. Estos pertenecieron a la primera y segunda generación.

    Luego vino una tercera generación que llevó este movimiento “underground” a la popularidad y por ende a la rentabilidad como negocio.

    En este apartado tuvieron papeles fundamentales el dúo Los Pepes, Chimbala, El Alfa, Mr. Manyao, Jacool, Secreto, Milka La Más Dura, Los Ando Loco, Los Pacuche, Dixson Waz, Wilo D New, El Super Nuevo, El Mayor, entre otros.

    Sin dudas, la noche del pasado viernes 22 de octubre fue histórica para el movimiento de música urbana de República Dominicana, ya que El Alfa es el exponente más popular del dembow.

    El Alfa logró conquistar el Madison Square Garden, con una asistencia y apoyo total (se calculan 20 mil personas), tanto de sus fanáticos, como también de colegas y comunicadores del más alto nivel.

    Este logro no es fortuito, ya que Enmanuel Herrera "El Alfa" ha logrado sostener su popularidad durante años y logró romper el paradigma de no solo tener incidencia en Santo Domingo y la diáspora en Estados Unidos y Europa, sino también lograr amasar una gran fanaticada de diferentes nacionalidades, con la estrategia de inversión en colaboraciones con colegas urbanos de fama internacional como Bad Bunny, Nicky Jam, Farruko, Justin Quiles, Daddy Yankee, Cardi B, entre otros.

    Fuera de los esquemas que todavía nuestros exponentes deben mejorar, como la puesta en escena y la construcción de obras musicales que gracias a su excelencia no solo sean populares sino que generen respeto de la clase artística mundial, el propósito se logró, El Alfa llenó a totalidad el Madison Square Garden y le otorgó una medalla de oro al dembow con sello dominicano.

    No hay comentarios

    Post Top Ad

    Post Bottom Ad